Nota previa: Decidirme a escribir esta carta es algo que me ha costado años, no me importa hacerla pública, estoy agradecido a esta nueva afición y a este blog, como venir de vez en cuando aquí me ha facultado para escribir esta carta creo que estoy contento con la idea de publicarla y compartirla. Esta carta es un estracto de una carta más larga, escrita en el supuesto de que mi hijo sea un niño.

 

 

"¡Hola!, sorpresa, soy...¡tu padre!

Jeje, llevaba pensando en hacer esto desde hace mucho tiempo, creo que fue en el instituto la primera vez que pensé en la idea de escribirte una carta ahora que aún no has nacido para contarte como van las cosas por aquí (ahora que aún soy jovenzuelo). No tengo idea de que edad tendrás cuando leas esto, espero que alguna comprendida entre los 13 y los 17 años, sería lo mejor.

 Bueno, vamos allá:

Tengo 29 años, me quedan unas semanas para cumplir 30, ahora mismo estoy terminando la carrera,así que me queda mogollón por vivir (ni siquiera te conozco aún y sé que vas a ser fundamental en mi vida) pero ya he visto unas cuantas cosas, no lo puedo negar, y me gustaría compartirlas contigo.

Mira, lo primero que quiero que sepas es que he aprendido que lo más importante, lo único importante, es ser feliz, de la forma que sea, yo haré por tí lo que pueda, pero ya te adelanto que eso no será suficiente, porque además de hijo serás persona, y sí, de alguna forma estarás sólo, pero no te asustes, nunca se está del todo sólo, quiero decir que tendrás que hacer muchas cosas por tí mismo, y créeme cuando te digo que la mayor parte de tu viaje en la vida será dentro de tí. Es importante que así sea, verás que el mundo son muchas cosas, cambiantes, terribles, bellas, pero que en el fondo todo está dentro de tí, incluso yo. Aprende a centrar los esfuerzos dentro, para ser mejor, más valiente, más bueno, más sabio, y verás como el mundo se hace más llevadero y tú más feliz.

Ojo con el orgullo, el orgullo es la incapacidad para entender los defectos y las limitaciones de uno, esta trampa es mortal, todos caemos en ella, pero hay pocas cosas más destructivas, porque el orgullo hace que nos de igual el dolor de los demás, y eso es terrible, te darás cuenta, y espero que no acosta de perder a mucha gente. El egoísmo es natural, pero es parte de un proceso que llevará a darte cuenta de que pensar más en uno mismo que en los demás te alejará de ellos. Tendrás defectos, y estará bien, el que te quiera amará esos defectos, los hará suyos y los cuidará, ámalos tú también, es importante.

La maldad, oirás hablar mucho sobre ella, no sé si existe algo así como la maldad, pero sé que creer en ella es algo peligroso, porque te impedirá entender las causas de por qué las personas son como son, por qué actúan de determinada manera, mi recomendación es que huyas de todo el que te haga daño, el que te lo haga pasar mal, pero el mundo es complicado a veces y se da el caso de que una persona a la que quieras te haga daño, en este caso quizá en vez de pelear y ser fuerte, sea mejor comprender y ser listo, a veces descubrimos que nosotros mismos somos muy capaces de hacer daño a gente que queremos, y no por ello somos malos.

Saca tus propias conclusiones, no creas demasiado en los que te digan CÓMO ES EL MUNDO, ni siquiera me hagas demasiado caso a mí, saca tus propias conclusiones, confía en tu instinto siempre, y en tu opinión, esa es la única forma de saber CÓMO ES EL MUNDO. Y si fallas, si te caes (que lo harás), si te sientes mal, si crees que no puedes, si te sientes solo, o engañado, ahí estaré siempre para tí, como tus abuelos han estado siempre para mí, y no sólo porque quiero, sino por el ejemplo tan absolutamente increíble que he tenido de ellos, estoy obligado a hacerlo al menos lo mejor que pueda.

 Si eres niño, cuando leas esta carta tienes que saber que esos señores mayores que ves a tu alrededor son niños también, niños que llevan más tiempo que tú por el mundo, pero niños exactamente igual que tú, cuando los veas tienes que saber que su alegría es exactamente igual a la tuya, y su tristeza también, que se sienten felices, tristes, solos, que se divierten, que lloran...igual que tú. No les hagas caso cuando te digan que el mundo es muy duro y que ser mayor es muy duro, bueno, es verdad, pero no es más duro que ser niño, que  también es dificil. Ser mayor es igual, lo único que cambia son los problemas, que se llaman de otras maneras.

 No quieras crecer rápido, lo vas a hacer quieras o no, disfruta cada momento, cada partido de fútbol, cada juego con los amigos, cada paseo, cada película, disfrútame a mí en cada momento, intenta centrarte en el ahora, no pienses demasiado en el futuro, pensar demasiado en él puede hacerte muy infeliz, hacerte no valorar el momento, y perder cosas. Todo llegará.

 No dudo ni por un instante en que nos vamos a querer mucho, y que te voy a cuidar lo mejor que pueda, pero no pienses en mí como en un Dios que lo puede todo, no lo soy, por eso te escribo esta carta ahora, porque quiero que sepas que soy una persona como tú, con las mismas cosas, tu felicidad y la mía son más o menos iguales. Yo aprendí, como aprenderás tú, que mis padres tenían defectos, como cualquier persona, pero el paso más importante es cuando aprendes a quererlos aún más por sus defectos.Y sí, yo me pongo triste y me dan ¡hasta ganas de llorar algunas veces! (aunque me de vergüencilla), también tengo miedo, ¡buá!, a muchas cosas. Y me gustan las películas (algunas de dibujos animados), montar en bici, hacer ejercicio, jugar a la consola, leer, imagino que igual que a tí.

 El mundo: Ya te he dicho que lo mejor es que saques tus propias conclusiones, te aseguro que serán buenas, por lo que yo veo en el mundo hay de todo, hay suficiente para que encuentres lo que quieras, así que ve a por ello y no aceptes cosas que son ni fú ni fa, como te comentaba antes, la felicidad es el fín último siempre, pero ojo, no hay seguridades, lo pasarás bien, seguro, pero lo pasarás mal, no te preocupes, está bien, es normal, ya lo iremos hablando personalmente. Espero seguir pensando así en el futuro, si me convierto en estos panzones que ven el fútbol los domingos y evitan hablar de nada te doy permiso ahora mismo para que me des una colleja, y cuando me gire enfadado que me digas "Esto departe de tí mismo, por capullo", mejor no digas palabrotas, no me gustan los niños que dicen palabrotas (Bueno, alguna de vez en cuando no pasa nada).

 ¿Qué ser?, menuda cuestión esta, espero poder hablarte más tranquilamente del colegio, del instituto y esas cosas, realmente quiero hacerlo porque no quiero que caigas en ciertas trampas y errores en las que hemos caído muchos.

Mira, uno tiene que ser lo que le hace feliz, punto, no escuches más milongas, mírate, imagínate haciendo algo que te guste y vete a por ello, no se te ocurra pensar que no eres capaz de algo, afortunadamente tienes un padre aries, significa que soy un temerario y que no temo el peligro (por eso de niño tenía las rodillas llenas de moratones, ¡aich!), si no me equivoco, cuando nos conozcamos tendrás un padre que además de Trabajador Social y otras cosas será actor, mira, nadie me dijo que fuera actor, salió de mí, vi una película un día y dije que yo quería participar de eso, fui valiente, si lo hago bien o mal es otra cosa, para mí lo importante es HACERLO, porque me hace feliz, y cuando uno es feliz es mucho mejor que cuando no lo es, mola ¿no?, ¡para ser feliz tienes que hacer lo que te de la gana! (entre otras cosas).

Ya verás como así, aunque tengas que sacrificarte mucho, no te será pesado, acuérdate, saca tus propias conclusiones, busca dentro de tí.

Lo bonito de la escritura es que funde el tiempo y hace cosas raras con él, como ahora, te estoy escribiendo a tí ,pero aún no existes en este presente, sin embargo, desde otro punto de vista, estás leyendo esto, es curioso, ¿no?. Es importante que explores, encontrarás cosas que te gustará hacer que no sospechabas, yo hace dos años no había escrito dos palabras juntas y mírame ahora, hago cabriolas, y encima me ha dado la oportunidad de escribirte esta carta, no está mal ¿eh?.

En mi experiencia de casi-treintañero he visto que con la vida pasa un poco igual que con la escritura, uno no sabe en un determinado momento como las cosas se conectan, el pasado, el presente y el futuro, pero créeme, están unidos de maneras muy curiosas, las cosas que haces llevan una inhercia (como cuando le das una patada a un balón y sale disparado) y así, todo lo que haces te lleva a lo siguiente continuamente, pero no siempre se puede saber a donde va uno, tienes que confiar, no pensarlo demasiado y sencillamente hacer las cosas lo mejor posible. Por eso, si en algún momento te angustias piénsalo, todo lleva a algo, todo llega si sigues y sigues, ten paciencia (¡no como yo!).

 Esto no se trata de ser feliz siempre y de no estar angustiado nunca, no funciona así, porque quieras o no vas a pasar de una cosa a la otra constantemente, a veces hasta sin razón. Si quieres que te diga la verdad, ahora mismo lo único que me parece un consuelo respecto a esto es que mientras haya personas a las que tu felicidad les importe te sentirás mucho mejor cuando lo pases mal.

 ¡MUJERES! aprovecho ahora antes de que me de corte hablarte de ello (espero no ser de esos padres, pero bueno), mira, es un tema complicado, sólo te digo que no esperes que sea un camino de rosas, porque ya te digo que no lo va a ser, entre personas las cosas no son fáciles ni cuando lo son, porque hay bastante en juego, pero eso no significa que no merezca la pena, LA MERECE MAS QUE NADA EN EL MUNDO, siempre hay que seguir intentándolo y seguramente de los momentos más bonitos de tu vida sean frente a frente con una chica (o un chico, ya veremos), tú ten confianza.

¿Cómo saber cual es la buena? Pues esto es no es demasiado complicado, imagino que la técnica del ensayo y error es la mejor, pero mira, como padre cinéfilo que soy, necesito referencias de películas para explicar ciertas cosas, y ahora me estoy acordando de una peli con Robert DeNiro llamada "Una Historia del Bronx", en una escena importante, el jefe mafioso le cuenta a un joven principiante (al que tiene mucho aprecio) como reconocer a LA CHICA y distinguirla de una pedorra, y lo hace con lo que llama "La prueba de la puerta", consiste en lo siguiente:

 Vas a buscar a la chica en cuestión con el coche, cuando te vea venir bloqueas con pestillo ambas puertas, sales a abrir su puerta con la llave y a ofrecerle entrar, atención que viene lo importante, si en tu viaje a tu puerta ella no abre el pestillo de la puerta para ti...olvídate de ella, si se molesta en hacerlo, esa chica te quiere, y esa es la buena. No sé si es un buen ejemplo pero se reduce en que la persona adecuada es la que haga por tí lo mismo que tú por ella, no puede ser de otra forma, acuérdate, tienes que dar y recibir lo mismo, o suficiente, nunca poco, ni menos fuerte, ni condicionado.

Y esto último me hace llegar a un tema curioso:

 

¡TU MADRE!

Jeje, me hace gracia estar compartiendo esto contigo ahora mismo, porque a día de hoy te confieso que no tengo ni la más remota idea de quién puede ser, es gracioso y bonito pensarlo, ¿no?, imagínate, tu madre ahora mismo está en algún sitio, de jovencita, vete a saber haciéndo qué, en sus cosas, imagino, inconsciente de todo esto, pero lo fuerte es saber que el azar en el que ambos (ella y yo) creemos que vivimos va a hacer irremediablemente que nos encontremos, y hará que sea tu madre, puede que hasta esté leyendo esta carta ahora mismo, por si lo está haciendo le digo "¡Hola, guapa, guapa, guapa, guapa!".

Me pregunto quien será, si la conozco ya, o si no, pero lo que sí me consta es que si esa persona va a llegar ser tu madre es que será una persona excepcional y que la voy a querer con locura, que será alguien especial, y buena persona, buena de verdad, buena contigo, consigo misma y conmigo, no puede ser de otra forma.

Esta carta es sobretodo para decirte que eres un milagro, que había millones de posibilidades de que no existieras, pero ahí estás, leyendo esta carta, uno entre millones de millones, no lo olvides jamás, ten confianza, eres único, ¡eres mi hijo!, y me muero por conocerte.